Planear con tiempo

Los días festivos pueden causar una gran ansiedad en las personas con diabetes porque hay muchísima cantidad de comida.

No deje que preguntas como qué comer, qué cantidades puede comer, y las horas de comida arruinen las celebraciones. Planee con tiempo, así disminuye el estrés y disfruta el día mientras mantiene la diabetes bajo control.

Piense sobre las horas de comida

Muchas familias comen grandes cantidades de comida en horas extrañas durante los días festivos. Por ejemplo, la cena del Día de Gracias es servida en el medio de la tarde. Planee con tiempo para poder adaptarse a estos cambios de la hora de comida si no coinciden con su horario regular.

Si usted usa inyecciones de insulina o toma una píldora para bajar la glucosa en la sangre, tal vez tenga que comer una merienda en su horario regular de comida para prevenir una reacción de baja de glucosa en la sangre. Verifique con su equipo de salud sobre esto.

Haga ejercicio físico

La mejor manera de compensar por haber comido un poco más de lo normal es hacer ejercicio. Empiece una nueva tradición que involucre ejercicio o algún tipo de actividad física lejos de donde se encuentra la comida.

Algunas ideas incluyen ir a caminar con toda la familia o jugar Frisbee (platillo volador), fútbol, o fútbol americano con sus hijos, nietos, o los niños de la vecindad.

Mordisquear

Tenga alimentos que pueda mordisquear mientras cocine o espera la comida.

Asegúrese que las comidas que escoja no saboteen sus niveles de glucosa en la sangre antes de la comida. Traiga un plato de vegetales crudos con su salsa o aderezo favorito bajo en calorías o tenga un par de pedacitos de queso bajo en grasa.

No se abuse en comer comidas altas en calorías o aperitivos fritos.

Sea selectivo

Muchas de las comidas tradicionales del Día de Gracias son altas en carbohidratos: puré de papa, los camotes (o batatas), los rellenos, los rollos de pan, la salsa de arándanos, el pastel de calabaza y otros postres.

No piense que tiene que comer todo lo que está en la mesa.

Tenga porciones razonables de sus platos favoritos y pase el resto a los demás. Por ejemplo, si el relleno es su favorito, pase los rollos de pan. Escoja entre el puré de papas o el puré de camote (o batatas).

Si en realidad quiere probar todo, escoja porciones pequeñas.

Coma porciones pequeñas

Como las comidas altas en carbohidratos son las más abundantes durante el Día de Gracias, fíjese los tamaños de las porciones. Si no puede decidir entre una o dos comidas con carbohidratos, tome pequeñas porciones de varias comidas.

En general, trate de mantener su consumo de carbohidratos como cualquier otro día regular.

Coma sus vegetales

¡Los vegetales son importantes para todos! Desafortunadamente, la selección de vegetales en las fiestas de celebración es limitada. Todos nosotros queremos poner en la mesa comidas tentadoras. ¿Por qué no agregar algunos platos de vegetales con una gran variedad de colores?

Los vegetales vienen en todos los colores y son muy nutritivos. Ofrezca traer una ensalada verde o una porción de vegetales cocinados a vapor y que estén sazonados.

Los vegetales sin almidón son bajos en calorías. Estos te ayudarán a sentirte lleno y evitar comer más comidas altas en calorías y grasas que están en la mesa.

  • La última revisión: July 11, 2014
  • última edición: July 11, 2014

Articles from Diabetes Forecast® magazine:

Diabetes Forecast