Consejos para ordenar platos de comida

No todas las personas con diabetes tienen el mismo plan alimenticio o la misma meta nutricional. Para algunos, reducir las calorías es lo más importante. Otros tal vez necesiten limitar las grasas saturadas o las grasas trans y la sal, y comer comidas altas en fibra. Trabaje con su equipo de atención médica para identificar sus propias metas.

Si usted come afuera de casa regularmente, visiten restaurantes que hacen que sea fácil seguir su plan alimenticio.

Si usted tiene la opción de escoger donde comer, hágase estas preguntas para encontrar el mejor lugar para usted:

  1. ¿Tiene el restaurante una variedad de selecciones?
  2. ¿Le permite el restaurante reemplazar alimentos sin cobrarle demás?
  3. ¿Pueden dos personas compartir un plato sin que le cobren demás?
  4. ¿Puede ordenar el aderezo o las salsas por separado (no dentro del plato)?
  5. ¿La comida puede prepararse sin extra mantequilla o sal?

Ordene su comida de forma inteligente

Una vez que decida dónde comer, siga estos consejos:

  • Si usted no sabe lo que está en el plato o no sabe el tamaño de la porción, pregúntele al mesero.
  • Trate de comer la misma porción que comería en su casa. Si el tamaño de la porción es más grande, compártala con su compañero, o ponga la comida en un embase para llevar.
  • Pregunte por pescado o carne a la parrilla sin extra mantequilla o aceite.
  • Ordene su papa al horno sin nada, después póngale una cucharadita de mantequilla o crema agria baja en calorías, y/o vegetales del bar de la ensalada.
  • Si está comiendo menos sal, pida que no le agreguen más sal a su comida al prepararla.
  • Pregunte por salsas, cremas, y aderezos a un lado del plato. Trate de usar su tenedor para mojar poco a poco la comida en el aderezo de la ensalada, y después vuelva a pinchar una lechuga. O ponga una cucharadita de aderezo poco a poco en su ensalada. Usted usará menos aderezo de esta manera.
  • Ordene comidas que no estén empanizadas o fritas. El pan agrega carbohidratos, grasa y calorías a la comida. Si la comida viene empanizada, quítele la capa exterior.
  • Pregúntele a su mesero/a que no le sirva pan si es que no está incluido en su plan alimenticio.
  • Sea creativo cuando lee el menú. Ordene una taza de frutas como plato de entrada (appetizer) o el melón de desayuno para el postre. A cambio de un plato de cena principal, combine una ensalada con un alimento bajo en calorías.
  • Reemplace alimentos. En vez de papas fritas, pida una orden doble de vegetales como una ensalada, vainas (o ejotes), o brócoli. Si no puede reemplazarla, solo pregunte que le quiten la comida de su plato alta en grasa.
  • Pregunte por comidas bajas en calorías, como aderezos, aunque no estén en el menú. El vinagre o un poquito de aceite o jugo de limón son mejores opciones que los aderezos altos en grasas y calorías.

Si usted desea tomar una bebida alcohólica, escoja algo sin alto contenido de calorías. Bebidas como las margaritas y otros cocteles con tónico, soda o jugo tienen mucho azúcar y calorías.

Algunos restaurantes le servirán mejor sus necesidades si los llama con anticipación. Cuando haga la reservación, pregunte si su comida puede ser preparada con aceite de vegetales, mantequilla baja en grasa, poca sal, sin agregar extra salsa o mantequilla, y si pueden ser cocinadas a la parrilla en vez de fritas. O pregunte por una copia del menú por adelantado así podrá saber que comidas serán las mejores para su plan alimenticio.

Comparta sus comentarios positivos

Si le gustan las opciones saludables en el menú del restaurante, infórmeselo al gerente. Si usted quiere más opciones bajas en calorías, bajas en colesterol, solo dígaselo. Los restaurantes, como cualquier otro negocio, ofrecen lo que sus clientes quieren. Ellos solo saben lo que usted quiere si se los menciona.

  • La última revisión: July 2, 2014
  • última edición: July 2, 2014

Articles from Diabetes Forecast® magazine:

Diabetes Forecast