El ejercicio y la diabetes tipo 1

Independientemente del tipo de diabetes que tiene, la actividad física es importante para su salud y bienestar general.

Con la diabetes tipo 1, es muy importante llegar a un equilibrio entre las dosis de insulina, los alimentos que consume y la actividad que hace, incluso si solo está haciendo quehaceres domésticos o jardinería.

Planear con tiempo y saber cuál es la reacción usual de su cuerpo a la glucosa pueden ayudarlo a evitar que la glucosa en la sangre le baje o suba demasiado.

Prevención de un bajo nivel de glucosa

La respuesta de la glucosa en la sangre al ejercicio variará según:

  • su nivel de glucosa antes de comenzar la actividad,
  • la intensidad de la actividad,
  • el tiempo que hace la actividad,
  • y los cambios que ha hecho a las dosis de insulina.

A veces a las personas les baja la glucosa durante el ejercicio o después, por lo que es muy importante medirla, tomar precauciones y estar preparado para tratar la hipoglucemia (un bajo nivel de glucosa en la sangre).

Para enterarse de cómo lo afectan los diferentes tipos de actividad, debe medirse la glucosa con frecuencia antes, durante y después de una sesión de ejercicio.

Experimente para averiguarlo. Por ejemplo, es posible que un aumento de actividad implique que debe reducir su dosis de insulina o comer carbohidratos adicionales antes de hacer ejercicio para que la glucosa se mantenga dentro de los límites seguros. Ciertas actividades pueden hacer que le baje la glucosa rápidamente y otras no.

Si el nivel de glucosa en la sangre le está bajando antes de empezar a hacer ejercicio, coma algo antes. Siempre tenga a la mano un bocadillo o bebida con carbohidratos (como jugo o tabletas de glucosa) que haga que la glucosa le aumente rápidamente. Averiguar qué es más eficaz en su caso puede tomar un tiempo.

Si tiene un nivel de glucosa de menos de 100 mg/dl antes de iniciar la actividad, trate de comer un bocadillo con carbohidratos (unos 15 gramos) para hacer que le suba la glucosa y reducir el riesgo de hipoglucemia. Esto es particularmente importante si tiene previsto que el nivel de insulina que le circula en el cuerpo será más alto durante el ejercicio y si planea hacerlo durante más de 30 minutos. 

Si usa una bomba de insulina, puede evitar añadir un bocadillo si baja su tasa de insulina basal durante la actividad.

Si le baja la glucosa con frecuencia mientras hace ejercicio o después, consulte con su médico.  

Para obtener información acerca del tratamiento de un bajo nivel de glucosa durante el ejercicio, vaya a El control de la glucosa y el ejercicio.

Y visite la página sobre Hipoglucemia (bajo nivel de glucosa en la sangre) para averiguar más sobre los síntomas de la hipoglucemia.

Cuando le sube la glucosa...

También le puede subir la glucosa durante el ejercicio o después, particularmente si hace ejercicio de alta intensidad que aumenta su nivel de hormonas del estrés (es decir, hormonas que hacen que le suba la glucosa).

Si tiene la glucosa alta antes de comenzar a hacer ejercicio, hágase pruebas de cetonas en la sangre u orina. Si detecta cetonas, evite actividades vigorosas.

Si no tiene cetonas en la sangre u orina y se siente bien, no debe tener problema alguno si hace ejercicio.

La función de su equipo de atención médica

Su equipo de atención médica puede ayudarlo a encontrar el equilibrio entre la actividad física, comida e insulina.

Cuando se haga pruebas usted mismo para enterarse cómo reacciona a diferentes actividades, anote sus actividades y datos. Su equipo de atención médica puede usar esos datos para sugerir cambios y mejorar su plan.

Si la glucosa le sube o baja crónicamente, debe modificar su dosis de insulina o hacer cambios en su plan de alimentación.

  • La última revisión: April 17, 2014
  • última edición: April 17, 2014