El ejercicio y el control de la glucosa en la sangre

El ejercicio disminuye la glucosa en la sangre de varias maneras:

  • Se aumenta la sensibilidad a la insulina, por lo que las células pueden aprovechar más cualquier insulina disponible para usar glucosa mientras hace actividad física y después.
  • Cuando los músculos se contraen durante la actividad, se estimula otro mecanismo totalmente separado de la insulina. Este mecanismo permite que las células tomen glucosa y la utilicen como fuente de energía, independientemente de si hay insulina disponible.

Es así que el ejercicio puede ayudar a reducir la glucosa en la sangre a corto plazo. Y si hace actividad física de manera regular, es posible que también le disminuya la A1C.

Un mejor entendimiento sobre la reacción de la glucosa

El efecto de la actividad física en la glucosa varía según el tiempo que lleva activo y muchos otros factores. La actividad física puede reducir la glucosa en la sangre hasta 24 horas o más después de hacer ejercicio al hacer que el cuerpo sea más sensible a la insulina.

Debe familiarizarse con la reacción de la glucosa al ejercicio en su caso. Si mide el nivel de glucosa en la sangre con frecuencia, antes y después de hacer ejercicio, puede ayudarlo a notar los beneficios de la actividad. También puede usar los resultados de las mediciones de glucosa para ver la reacción de su cuerpo a diferentes actividades. Comprender estos patrones puede ayudarlo a evitar que la glucosa le suba o baje demasiado.

La hipoglucemia y la actividad física

Todas las personas con diabetes deben estar preparadas para tratar la hipoglucemia, pero las personas con diabetes de tipo 1 corren mayor riesgo de hipoglucemia. Las personas con diabetes de tipo 2 no tienden a tener problemas con hipoglucemia durante o después de hacer ejercicio, a menos que tomen insulina o un secretagogo de insulina.

Si tiene hipoglucemia durante o después de hacer ejercicio, debe tratarla de inmediato. Use el mismo proceso que utilizaría en cualquier otro momento del día:

  1. Tenga por lo menos 15-20 gramos de carbohidratos de acción rápida (las bebidas deportivas, bebidas azucaradas o tabletas de glucosa son buenas).
  2. Espere de 15-20 minutos y vuelva a medirse la glucosa.
  3. Si sigue siendo baja y los síntomas de hipoglucemia no desaparecen, repita el tratamiento.
  4. Después de sentirse mejor, asegúrese de comer comidas regulares y meriendas según lo previsto para mantener un nivel apropiado de glucosa en la sangre.
  5. Si desea continuar haciendo ejercicio, por lo general debe tomar un descanso para elevar el nivel de glucosa en la sangre, según la actividad que esté haciendo y cuánta insulina tiene en el torrente sanguíneo. Si deja de hacer ejercicio, antes de retomarlo mídase la glucosa para asegurarse de que ha vuelto a ser más de 100 mg/dl.

Tenga en cuenta que la glucosa le puede bajar durante la actividad física o mucho después. Es más probable que suceda si:

  • Toma insulina o un secretagogo de insulina
  • Se salta una comida o no come nada de 30 minutos a dos horas después de dejar de hacer ejercicio
  • Hace ejercicio durante mucho tiempo
  • Hace ejercicio vigoroso

Si la hipoglucemia interfiere con frecuencia en su rutina de ejercicio, hable con su médico sobre la posibilidad de hacer cambios en su plan de tratamiento. Es posible que su proveedor le sugiera comer un bocadillo antes de hacer ejercicio o haga cambios en su medicación. La mayoría de las personas que hacen ejercicio durante mucho tiempo deben usar una combinación de estos dos cambios de régimen para evitar problemas durante la actividad física y después.

¿Qué papel tiene la comida en todo esto?

La mayoría de las personas no debe añadir carbohidratos a su plan de alimentación, a menos que hagan ejercicio durante más de una hora a la vez. Si usted está tratando de perder peso, agregar comida extra a su plan de alimentación realmente puede contrarrestar las calorías quemadas durante el ejercicio.

A fin de maximizar su energía para hacer actividad física, es importante seguir su plan habitual de alimentación. Fíjese de escoger alimentos saludables y llenarse el plato de una variedad de frutas, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa o descremados, grasas saludables, carnes magras y verduras sin almidón. Para averiguar más sobre las mejores opciones, visite ¿Qué debo comer?

  • La última revisión: August 22, 2013
  • última edición: November 2, 2013