Emociones y alimentación

Las emociones pueden influir en qué comemos, cuándo comemos y en qué cantidad. Por ejemplo, probablemente ha oído que algunas personas comen para lidiar con el estrés. Otras comen para ocuparse cuando están aburridas.

Si come en base a sus emociones, puede sabotear sus esfuerzos por perder peso. A menudo, las situaciones que dan lugar a ciertas emociones negativas llevan a la gente a comer. Usando el recuadro de abajo averigüe cuáles emociones lo llevan a comer.

  1. Lea las palabras de abajo.
  2. Piense en cada una de las emociones.
  3. Note cualquier emoción que lo hace desear comida.
  4. Agregue cualquier otra emoción o situación que lo lleva a comer.

Aburrido

Afectado

Alegre

Angustiado

Ansioso

Apenado

Arrepentido

Asustado

Avergonzado

Bajo presión

Bien

Cansado

Celoso

Contento

Culpable

Deprimido

Desilusionado

Estresado

Frustrado

Gordo

Hambriento

Hora de comer

Indeciso

Inquieto

Inseguro

Lleno de odio

Lujurioso

Malo

 Molesto

Nervioso

Preocupado

Solitario

Solo

Somnoliento

Temeroso

Triste

Si ha comido recientemente y nota que tiene ganas de comer de nuevo, haga un breve análisis emocional. ¿Quiere comer porque tiene hambre o para satisfacer una necesidad emocional? Estos son consejos para evitar comer en exceso:

  • Recuerde qué emociones y situaciones lo llevan a comer.
  • Haga una lista de otras cosas que satisfacen esa necesidad emocional, como por ejemplo, llamar a un amigo, salir a caminar, tomar agua u otra bebida sin calorías, enviar un mensaje electrónico a un amigo o hacer unos cuantos ejercicios de yoga para estirarse.
  • Evalúe su hambre física usando la Escala para evaluar el hambre.
  • Recuerde que la comida no hace que las emociones desaparezcan (no solucionará nada).
  • Apunte la comida que consume, cuánta hambre tiene cuando come y cómo se siente en ese momento. Se puede dar una mejor idea de cuáles emociones lo llevan a comer cuando no tiene hambre física.
  • Si está teniendo dificultades, busque ayuda. Haga que sus familiares y amigos respalden sus esfuerzos por bajar de peso. Los grupos de apoyo, la terapia y los miembros de su equipo de atención médica también pueden ayudar.

  • La última revisión: March 12, 2014
  • última edición: March 20, 2014