Objetivos realistas

La combinación adecuada de ejercicio, la selección de los alimentos correctos y la reducción de porciones lo ayudarán a perder esas libras de más.

Si bien adelgazar debe ser su objetivo general, tomará muchos pasos pequeños para alcanzarlo. Fije unas cuantas metas pequeñas a la vez y no trate de hacerlo todo de repente. Toma tiempo formar nuevos hábitos y dejar los viejos.

Se descuidará de vez en cuando. ¡Todos somos humanos! Simplemente asegúrese de retomar el buen camino al día siguiente.

Piense en una o dos cosas que está listo y dispuesto a hacer, y que es capaz de cambiar con respecto a la comida y el ejercicio. Luego fije un objetivo para cada uno. Tenga en mente tres cosas:

  1. ¿Qué conducta cambiará? Sea específico.
  2. ¿Con qué frecuencia lo hará?
  3. ¡No trate de cambiar demasiado a la vez! Sea realista.

Estos son ejemplos de objetivos que incluyen estos tres elementos:

Objetivo de alimentación: Cuatro noches a la semana (con qué frecuencia) comeré una manzana en vez de helado como merienda (realista y específico).

Objetivo de actividad física: Cinco días a la semana (con qué frecuencia) saldré a caminar 30 minutos durante mi hora de almuerzo, ya que no necesito toda la hora para comer (realista y específico).

Note que el objetivo de alimentación no es “Comeré más fruta” ni “Comeré más sano”. El objetivo de la actividad no es "Caminaré más". Estos objetivos no son suficientemente específicos.

Una vez que se fije objetivos, comience a hacer un plan que lo ayude a lograrlos.

  • La última revisión: March 12, 2014
  • última edición: March 28, 2014