Preste atención a su apetito

Hay muchos factores internos (como los gruñidos de su estómago) externos que nos indican que es hora de comer como los anuncios de televisión, eventos sociales, olores a comida de los restaurantes y la caja de bombones o galletas dulces en la oficina. Estos factores ambientales despiertan los sentidos y otros procesos mentales que nos hacen pensar que tenemos hambre cuando no es así.

La escala para evaluar el hambre puede ayudarlo a decidir si realmente tiene hambre.

Recuerde que el hambre físico aumenta gradualmente con el tiempo (generalmente varias horas después de una comida), mientras que el hambre emocional y los antojos generalmente se presentan repentinamente. Cuando realmente tiene hambre, tiene uno o varios de los síntomas de abajo:

  • Punzadas o gruñidos del estómago
  • Sensación de estómago vacío
  • Irritabilidad
  • Dolor de cabeza
  • Poca energía/fatiga
  • Dificultad para concentrarse

¿Cómo funciona la escala?

Antes de comer, dese unos minutos para evaluar su hambre. Piense cuánta hambre siente físicamente. Su objetivo es comer entre el nivel 4 y 6. Esto significa que come cuando tiene hambre, pero deja de hacerlo cuando se siente moderadamente lleno.

Trate de no postergar demasiado las comidas. Esperar hasta el nivel 1 o 2 —cuando se muere de hambre y no puede concentrase— puede hacer que coma en exceso. Cuando comience a sentir cualquiera de los síntomas que se enumeran arriba, probablemente deba comenzar a pensar en comer.

A menudo dejamos que las imágenes de comida nos tienten cuando nos encontramos por encima del nivel 6 en la escala. Antes de ceder, dé un paso atrás y piense en cómo se siente. ¿Acaba de comer hace unos minutos? ¿Está comiendo en respuesta a una emoción o porque tiene hambre físico?

Piense en alternativas a comer cuando surjan esas tentaciones. Algunas ideas:

  • Tome un vaso de agua fría u otra bebida sin calorías.
  • Salga a caminar para cambiar de ambiente.
  • Haga otro tipo de ejercicio (abdominales, correr, nadar, tenis, etc.)
  • Llame a un amigo o familiar.
  • Lea un libro o revista.
  • ¿Le gusta tejer o pintar? Dedíquese a su pasatiempo.
  • Juegue con alguien.

Descargue la Escala para evaluar el hambre y llévela consigo en su cartera o bolso. Lo puede ayudar a decidir si realmente tiene hambre antes de comer.

  • La última revisión: March 12, 2014
  • última edición: March 19, 2014