El cuidado de los pies

Revise sus pies todos los días y vaya a su médico tratante tan pronto como sea posible, si observa una lesión en los pies. Asegúrese de que su médico tratante revise sus pies, al menos una vez al año o con más frecuencia en caso de que usted tenga problemas en los pies. El profesional de la salud, también debe proporcionarle información sobre el cuidado de los pies, además de explicarle qué debe hacer y qué debe evitar. La mayoría de las personas pueden evitar todos los problemas serios en los pies mediante la adopción de una serie de medidas sencillas. Así que vamos a empezar el cuidado de sus pies hoy

Prevención

El profesional de la salud que lo atiende debe realizar un examen completo de sus pies al menos una vez al año, y con más frecuencia, si usted tiene problemas en los pies.

Recuerde quitarse las medias y el calzado mientras espera el examen médico.

Comuníquese o consulte con su médico, si tiene algún corte o grieta en la piel, o si tiene una uña encarnada. Asimismo, consulte con el profesional de la salud que lo atiende si sus pies cambian de color, de forma, o simplemente si usted siente alguna sensación

diferente (por ejemplo, se vuelven menos sensibles o le duelen).

Si usted tiene callos o callosidades, el profesional de la salud puede cortárselos. También puede cortarle las uñas de los pies, si usted no está en condiciones de hacerlo.

Debido a que las personas con diabetes son más propensas a padecer problemas en los pies, usted puede incluir un especialista en el cuidado de los pies dentro del equipo de profesionales de la salud que lo atienden.

Cómo cuidar de sus pies

Existen muchas actividades que puede realizar para mantener sus pies sanos.

  1. Ocúpese de su diabetes. Trabaje con el equipo de salud que lo atiende para mantener el nivel de glucosa en la sangre dentro de los parámetros normales.
  2. Revísese los pies todos los días. Obsérvese los pies descalzos y busque manchas rojas, cortes, inflamación y ampollas. Si no puede verse la planta de los pies, utilice un espejo o pídale a alguien que le ayude.
  3. Manténgase más activo. Planifique su programa de actividad física con el equipo de profesionales de la salud que lo atiende.
  4. Consulte con su médico sobre la cobertura de Medicare para calzado especial.
  5. Lávese los pies todos los días. Séquese los pies con cuidado, particularmente entre los dedos de los pies.   
  6. Mantenga la piel suave y tersa. Aplíquese, por medio de un masaje, una capa delgada de loción para la piel sobre el empeine y la planta de los pies, pero no se aplique loción entre los dedos de los pies.
  7. Si puede verse y tocarse las uñas de los pies, córtelas siempre que sea necesario. Córtese las uñas de los pies en línea recta, derechas, y lime los bordes con una lima de esmeril o con una lima de uñas.
  8. Use calzados y medias en todo momento. Nunca camine con los pies descalzos. Use calzado cómodo que proteja sus pies y que tenga buen calce. Controle el interior del calzado antes de ponérselo. Asegúrese de que el forro sea suave y de que no haya ningún objeto adentro.
  9. Proteja sus pies del calor y del frío. Use calzado en la playa o sobre el pavimento caliente. No sumerja los pies en agua caliente. Pruebe el agua antes de sumergir los pies, como lo haría antes de bañar un bebé. Nunca use bolsas de agua caliente, almohadillas o mantas eléctricas. Posiblemente, se queme los pies sin darse cuenta.
  10. Mantenga la sangre circulando hacia los pies. Ponga los pies en alto cuando esté sentado. Mueva los dedos de los pies, y mueva los tobillos hacia arriba y hacia abajo durante 5 minutos, dos (2) o tres (3) veces por día. No cruce las piernas durante períodos de tiempo prolongados.  No fume.
  11. Comience ahora. Comience hoy con un buen cuidado de sus pies. Fije un horario para controlarse los pies todos los días.
  • La última revisión: July 8, 2013
  • última edición: November 22, 2013