Después del parto

Después de la llegada de su bebé, usted se comenzará a recuperar de la ardua labor del embarazo y parto. Algunas madres primerizas tienen mejor control de la glucosa durante las primeras semanas después del parto. Para muchas, es un periodo de extraños altibajos en la glucosa. No poder prever cómo responderá su cuerpo posiblemente la desconcierte y preocupe. Lo mejor es medirse el nivel de glucosa con mucha frecuencia después del parto para evitar que le suba o baje demasiado, hasta que se dé una idea de cuánta insulina necesita su cuerpo.

Si tiene diabetes tipo 2, su médico decidirá qué medicamento debe tomar después del parto. Generalmente puede volver a tomar el mismo medicamento que estaba tomando antes del embarazo, siempre que haya sido eficaz en controlar la diabetes. Esto puede modificarse si está amamantando a su bebé.

Si tiene diabetes gestacional, es muy probable que se le vaya la diabetes inmediatamente después del parto. Así sucede generalmente si se controló la diabetes con tan solo un plan de alimentación y ejercicio durante el embarazo. Debe seguir midiéndose el nivel de glucosa en la sangre por varios días para asegurarse de que realmente ya no tiene diabetes. Sin embargo, a las mujeres con una historia de diabetes gestacional con frecuencia les da diabetes tipo 2 más adelante, o sea que consulte con su equipo de atención médica si debe hacerse pruebas para detectar la diabetes tipo 2 cada año o hasta cada tres años.

Durante las primeras semanas en casa con el bebé, es probable que se sienta cansada, estresada por la falta de sueño y con la rutina alterada. Los patrones irregulares de sueño aumentan el peligro de que se duerma cuando debe comer un bocadillo o una de las principales comidas. Un peligro real es que le baje el nivel de glucosa. Por la seguridad de su bebé, es importante que evite reacciones a la glucosa que podrían causarle confusión. Por todas las razones mencionadas, es importante que se mida la glucosa con frecuencia durante este tiempo. Y sus notas sobre su nivel de glucosa la ayudarán a usted y a su equipo a modificar su dosis de insulina.

Con el nacimiento de su bebé, toda su atención se centra en cuidar a su pequeño. Pero tenga en cuenta que para poder cuidar bien a su bebé, usted necesita cuidarse también. Continúe con los hábitos que la ayudaron durante el embarazo a mantener controlado su nivel de glucosa en la sangre.

Consejos para mantenerse saludable

  • Esté atenta a indicios de depresión y hable con su proveedor de servicios médicos de inmediato si piensa que está teniendo síntomas.
  • Coma alimentos sanos y nutritivos.
  • Mídase con frecuencia la glucosa en la sangre.
  • Duerma cada vez que encuentre un momento para hacerlo. Trate de descansar cuando su bebé esté durmiendo o bajo el cuidado de otra persona.
  • Dedíquese unos minutos todos los días: dese un baño caliente, lea o camine con una amiga.
  • Acepte las ofertas de ayuda de sus familiares y amigos.
  • Pida ayuda.

Lactancia

La lactancia es buena para las mujeres con diabetes, pero puede hacer que se le haga más difícil pronosticar su nivel de glucosa. Para ayudar a prevenir un bajo nivel de glucosa en la sangre debido a la lactancia, pruebe estos consejos:

  • Coma un bocadillo antes o mientras amamanta a su bebé
  • Tome suficiente líquido (planee tomar sorbos de agua o una bebida sin cafeína mientras da de lactar)
  • Siempre tenga a la mano algo para elevar la glucosa si le baja cuando está amamantando al bebé, para que no se vea forzada a detenerse para corregir su nivel de glucosa

La lactancia también puede ayudarla a perder el peso que aumentó durante el embarazo, aunque no debe tratar de perderlo muy rápido. Mientras da el pecho, es importante que consuma la cantidad adecuada de líquidos, proteína, vitaminas y minerales. En colaboración con su nutricionista, debe poder crear un plan de alimentación que le permita perder peso gradualmente y, a la vez, tener éxito con la lactancia.

Si tiene diabetes tipo 1 o 2 y usa insulina o medicamentos orales para bajarse la glucosa, es importante que averigüe si se pueden usar estos medicamentos durante la lactancia. La mayoría de los medicamentos que se usan para tratar la diabetes se pueden usar sin peligro mientras amamante a su bebé. Pregúntele a su médico si puede continuar tomando sus medicamentos mientras da de lactar.

Cómo perder el peso que aumentó durante el embarazo

Su objetivo a largo plazo debe ser lograr un peso saludable, no solo perder el peso que aumentó durante el embarazo. Puede averiguar qué peso es saludable para usted usando nuestra calculadora de índice de masa corporal. Un IMC de más de 30 está vinculado a un riesgo más elevado de enfermedad a largo plazo, lo que incluye un mayor riesgo de presión alta, enfermedades del corazón y otros problemas crónicos de salud, como infertilidad y abortos espontáneos en el futuro.

Debe seguir el plan de alimentación de su embarazo o colaborar con su nutricionista para crear uno nuevo. Después del parto, hable sobre sus objetivos para bajar de peso con su equipo de atención médica. Tomarán en cuenta el peso que aumentó antes y durante el embarazo, su peso deseado, si está lactando, su edad y el nivel de ejercicio que hace a fin de formular un plan apropiado para perder peso, con el que por lo general se debe perder una o dos libras por semana.

  • La última revisión: October 15, 2013
  • última edición: November 1, 2013