Enfermedad renal (nefropatía)

Los riñones son órganos asombrosos. Dentro de ellos hay millones de diminutos vasos sanguíneos que actúan como filtros. Su labor es eliminar productos de desecho de la sangre.

A veces este sistema de filtrado deja de funcionar debidamente. La diabetes puede causar daño a los riñones y hacer que fallen. Cuando los riñones fallan, pierden su capacidad de filtrar los productos de desecho, lo que resulta en nefropatía.

¿Cómo la diabetes causa nefropatía?

Cuando el cuerpo digiere la proteína que comemos, el proceso crea productos de desecho. En los riñones, hay millones de pequeños vasos sanguíneos (capilares) con agujeros incluso más diminutos que actúan como filtros. A medida que la sangre fluye por los vasos sanguíneos, pequeñas moléculas (como los productos de desecho) pasan por los agujeros. Estos residuos pasan a ser parte de la orina. Las sustancias útiles como proteínas y glóbulos rojos son demasiado grandes para pasar por los agujeros en el filtro y permanecen en la sangre.

La diabetes puede dañar este sistema. Un alto nivel de glucosa en la sangre hace que los riñones filtren demasiada sangre. Todo este trabajo adicional afecta los filtros. Después de muchos años, empiezan a tener fugas y se pierde proteína útil en la orina. La presencia de una pequeña cantidad de proteína en la orina se denomina microalbuminuria.

Cuando se diagnostica la nefropatía en las fases iniciales, durante la microalbuminuria, varios tratamientos pueden prevenir que empeore. La presencia de una mayor cantidad de proteína en la orina se denomina macroalbuminuria. Cuando se detecta la nefropatía en las fases avanzadas, durante la macroalbuminuria, por lo general resulta en insuficiencia renal o insuficiencia renal en etapa final (end-stage renal disease o ESRD).

Con el tiempo, el estrés del funcionamiento excesivo hace que los riñones pierdan su capacidad de filtración. Luego se comienzan a acumular productos de desecho en la sangre. Finalmente se produce el fallo renal o ESRD, que es muy grave. Una persona con ESRD necesita un trasplante de riñón o que se le filtre la sangre con una máquina (diálisis).

¿A quiénes les da nefropatía?

No todas las personas con diabetes sufren de nefropatía. Pueden influir en el surgimiento de nefropatía factores genéticos, el control de la glucosa en la sangre y la presión arterial. Mientras mejor controle la persona la diabetes y presión arterial, menor la posibilidad de que tenga nefropatía.

¿Cuáles son los síntomas?

Los riñones trabajan mucho para compensar problemas capilares, por lo que la nefropatía no produce ningún síntoma hasta que casi toda la función desaparece. Además, los síntomas de la nefropatía no son específicos. El primer síntoma de nefropatía a menudo es la acumulación de líquido. Otros síntomas de nefropatía incluyen la pérdida de sueño, falta de apetito, malestar estomacal, debilidad y dificultad para concentrarse.

Es vital ir al médico con frecuencia. El médico le puede medir la presión arterial, hacerle análisis de orina (en busca de proteínas) y sangre (en busca de productos de desecho), y examinarle los órganos para detectar otras complicaciones de la diabetes.

¿Cómo puedo prevenirla?

Puede prevenir la nefropatía diabética si mantiene la glucosa en la sangre dentro del rango objetivo. Las investigaciones han probado que un estricto control de la glucosa reduce en un tercio el riesgo de microalbuminuria. En las personas que ya tenían microalbuminuria, se redujo a la mitad el riesgo de que avanzara a macroalbuminuria. Otros estudios han indicado que un control estricto puede revertir la microalbuminuria. Tratamientos para la nefropatía

Cuidado propio

El control estricto de la glucosa en la sangre y presión arterial son importantes tratamientos para la nefropatía. La presión arterial tiene un efecto considerable en la velocidad con la que avanza la enfermedad. Incluso un leve aumento en la presión arterial puede hacer que la nefropatía empeore rápidamente. Cuatro maneras de reducir la presión arterial son perder peso, comer menos sal, evitar las bebidas alcohólicas y el tabaco, y hacer ejercicio de manera regular.

Medicamentos

Cuando estos métodos fallan, ciertos medicamentos pueden disminuir la presión arterial. Hay varios tipos de medicamentos para la presión arterial, pero no todos son igualmente buenos para las personas con diabetes. Algunos elevan el nivel de glucosa en la sangre o enmascaran ciertos síntomas de hipoglucemia. En general, los médicos prefieren que las personas con diabetes tomen medicamentos para la presión arterial llamados inhibidores de la ECA (ACE inhibitors).

Se recomiendan los inhibidores de ECA para la mayoría de las personas con diabetes, hipertensión y nefropatía. Estudios recientes indican que los inhibidores de la ECA, que incluyen captopril y enalapril, retrasan la nefropatía, además de bajar la presión arterial. De hecho, estos medicamentos son beneficiosos incluso para las personas que no tienen presión alta.

Dieta

Otro tratamiento que algunos médicos utilizan con macroalbuminuria es una dieta baja en proteínas. Al parecer la proteína aumenta el esfuerzo que deben hacer los riñones. Una dieta baja en proteína puede disminuir la pérdida de proteína en la orina y aumentar el nivel de proteína en la sangre. Nunca inicie una dieta baja en proteína sin antes conversarlo con su equipo de atención médica.

Insuficiencia renal

Una vez que hay insuficiencia renal, es necesaria la diálisis. La persona debe decidir si continúa con la diálisis o tiene un trasplante de riñón. Esta decisión se debe tomar en equipo. El equipo debe incluir al médico, educador sobre diabetes, nefrólogo (médico de los riñones), cirujano de trasplantes de riñón, trabajador social y psicólogo.

Información adicional sobre diálisis y trasplantes.

  • La última revisión: October 1, 2013
  • última edición: November 22, 2013