Otros tipos de neuropatía

Articulación de Charcot

La articulación de Charcot, también llamada artropatía neuropática, ocurre cuando una articulación se daña debido a un problema con los nervios. Este tipo de neuropatía ocurre mayormente en el pie.

En el caso típico de la articulación de Charcot, el pie ha perdido casi toda sensación. La persona ya no puede sentir dolor en el pie y pierde la capacidad de sentir la posición de la articulación. Además, los músculos pierden la capacidad de darle adecuado apoyo a la articulación. Entonces, el pie se vuelve inestable, y caminar empeora la situación.

Una lesión, como un tobillo luxado, puede empeorar la condición del paciente. Las articulaciones rozan con el hueso. El resultado es inflamación, que produce mayor inestabilidad y luego dislocación. Finalmente, la estructura ósea del pie colapsa. Con el tiempo, el pie se cura por sí solo, pero debido a la fractura del hueso, el pie queda deformado.

Las personas que tienen el riesgo de tener la articulación de Charcot ya tienen una neuropatía. Deben estar pendientes de síntomas como:

  • hinchazón
  • enrojecimiento
  • calor
  • pulsaciones fuertes
  • falta de sensación en el pie

Un tratamiento temprano puede detener la destrucción del hueso y ayudar en la recuperación.

Neuropatía craneal

La neuropatía craneal afecta los 12 pares de nervios que están conectados con el cerebro y controlan la visión, el movimiento de los ojos, la audición y el sentido del gusto.

En la mayoría de los casos, la neuropatía craneal afecta los nervios que controlan los músculos del ojo. La neuropatía empieza con dolor en un lado de la cara, cerca del ojo afectado. Luego el músculo del ojo se paraliza y el paciente tiene visión doble. Los síntomas de este tipo de neuropatía usualmente se van o mejoran en dos o tres meses.

Mononeuropatía compresiva

La mononeuropatía compresiva ocurre cuando un solo nervio está dañado. Es un tipo muy común de neuropatía. Aparentemente hay dos tipos de daño. En el primer caso, los nervios están aplastados en ciertos lugares en que deben pasar por un túnel estrecho o sobre el bulto de un hueso. Los nervios de las personas con diabetes tienden a sufrir lesiones de compresión. El segundo tipo de daño ocurre cuando la diabetes afecta los vasos sanguíneos y esto restringe el flujo sanguíneo a esa parte del nervio.

El síndrome del túnel carpiano probablemente es el tipo más común de mononeuropatía compresiva. Ocurre cuando el nervio mediano del antebrazo queda comprimido en la muñeca. Los síntomas de este tipo de neuropatía incluyen entumecimiento, hinchazón u hormigueo en los dedos con o sin dolor cuando maneja, teje o descansa. Si deja colgar el brazo a los lados usualmente es suficiente para parar el dolor en pocos minutos. Si los síntomas son severos, una operación puede aliviarle totalmente el dolor.

Neuropatía femoral

La neuropatía femoral ocurre en personas con diabetes tipo 2. La parte delantera del muslo duele. Luego se debilita y los músculos afectados van perdiendo masa. Un tipo diferente de neuropatía que también afecta las piernas se llama amiotrofía diabética. En este caso, la debilidad ocurre en ambos lados del cuerpo, pero no hay dolor. Los médicos no saben la causa, pero la más probable son vasos sanguíneos afectados.

Neuropatía focal

La neuropatía focal afecta un nervio o grupo de nervios y causa debilidad súbita o dolor. Puede resultar en visión doble, parálisis en uno de los lados de la cara llamada parálisis de Bell o dolor en el muslo delantero u otras partes del cuerpo.

Radiculopatía torácica o lumbar

La radiculopatía torácica o lumbar es otro tipo común de mononeuropatía. Es similar a la neuropatía femoral, excepto que ocurre en el torso. Afecta una banda del pecho o la pared abdominal, en uno o ambos lados. Parece ocurrir con mayor frecuencia en personas con diabetes tipo 2. Los pacientes con esta neuropatía también mejoran con el tiempo

Pie caído unilateral

El pie caído unilateral ocurre cuando no se puede flexionar el pie hacia arriba. La causa es daño al nervio peroneo por compresión o enfermedad en los vasos sanguíneos. El pie caído puede mejorar.

  • La última revisión: December 5, 2013
  • última edición: December 5, 2013