Comunicación familiar

En los próximos años,  usted vivirá en carne propia muchos de los dolores comunes que los padres enfrentan cuando un hijo crece y se  independiza. Pero usted además, tendrá que aprender a transferir el cuidado de la diabetes de su hijo, ya no será usted quien esté a cargo sino él o ella.

Su familia tiene su propia forma de comunicarse y trabajar juntos para resolver problemas y enfrentar los desafíos cotidianos. Después del diagnóstico de diabetes de un niño, es más importante que nunca establecer u buen diálogo, incluso cuando duele hacerlo.