Control estricto de la diabetes

Mantener su nivel de glucosa en la sangre lo más cerca posible al nivel normal puede salvarlo de muchas complicaciones de la diabetes. El control estricto puede prevenir o retrasar su avance, lo que le da años adicionales de vida saludable y activa.

Pero el control estricto requiere trabajo y no es para todos.

¿Qué quiere decir control estricto?

Control estricto significa aproximarse lo más posible a un nivel normal (no diabético) de glucosa en la sangre. Lo ideal es un nivel entre 70 y 130 mg/dl antes de las comidas, y de menos de 180 dos horas después de comenzar a comer, con un nivel de hemoglobina glucosilada (A1C) de menos de 7 por ciento. El número deseado de hemoglobina glucosilada varía según el tipo de prueba que usa el laboratorio de su médico.

En la vida real, usted y su médico deben establecer el nivel recomendable. No es práctico tratar de mantener un nivel normal todo el tiempo. Tampoco es indispensable hacerlo para obtener buenos resultados. Cualquier disminución de su nivel de glucosa en la sangre ayuda a prevenir complicaciones.

¿Cómo ayuda?

Nadie sabe por qué un alto nivel de glucosa causa complicaciones en personas con diabetes. Pero mantener el nivel de glucosa lo más bajo posible previene o retrasa ciertas complicaciones.

Para el Estudio sobre el Control de la Diabetes y sus Complicaciones (Diabetes Control and Complications Trial o DCCT), los investigadores observaron a 1,441 personas con diabetes tipo 1 durante varios años. La mitad de las personas siguieron haciéndose un tratamiento estándar de diabetes, mientras que la otra mitad siguió un régimen intensivo de control. Las personas del régimen intensivo de control mantuvieron su nivel de glucosa en la sangre más bajo que las que siguieron el tratamiento estándar, pero el nivel promedio siguió siendo más alto de lo normal.

¿Los resultados? Esto es lo que descubrieron en el grupo de control estricto, en comparación con el grupo de tratamiento estándar:

  • Las enfermedades de los ojos causadas por la diabetes se presentaron cuatro veces menos que en el grupo estándar.
  • Las enfermedades de los riñones se presentaron dos veces menos que en el grupo estándar.
  • El daño en los nervios o neuropatías se presentó tres veces menos que en el grupo estándar.
  • Entre las personas que ya tenían indicios de estos tres tipos de complicaciones, un número mucho menor de pacientes empeoraron en comparación con el grupo estándar.

La vida con un control estricto

Para lograr un control estricto, debe hacer lo siguiente:

  • Preste más atención a su alimentación y nivel de ejercicio.
  • Mídase el nivel de glucosa en la sangre con más frecuencia.
  • Si usa insulina, cambie cuánto usa y su horario de inyecciones.

El uso intensivo de insulina

Con un tratamiento intensivo, usted usa un bajo nivel de insulina en todo momento, además de insulina adicional cuando come. Este patrón imita la liberación de insulina de un páncreas normal.

Hay dos maneras de lograr un nivel más natural de insulina: tratamiento con múltiples inyecciones diarias o una bomba de insulina. Ambos métodos son buenos. Usted elige lo que se adecúa más a su estilo de vida.

En el tratamiento con múltiples inyecciones diarias, usted se pone tres o más inyecciones de insulina al día. Por lo general, usa insulina de acción breve o insulina regular antes de cada comida, y una inyección de insulina de acción intermedia o prolongada al acostarse.

Con una bomba de insulina, usted está conectado a una bomba pequeña que libera insulina en el organismo por medio de un tubo plástico. Por lo general, libera una dosis pequeña y constante de insulina regular. Además, puede hacer que la bomba libere insulina adicional cuando la necesita, como por ejemplo, antes de una comida.

Con ambos métodos, debe medirse el nivel de glucosa en la sangre varias veces al día. Debe hacerse una prueba antes de cada inyección o dosis extra de insulina para saber cuántas unidades debe inyectarse y cuánto tiempo antes de comer debe ponerse la inyección. Además, es bueno hacerse la prueba dos a tres horas después de comer para asegurarse de que se inyectó suficiente insulina. Debe modificar su dosis de insulina según cuánto planea comer y cuánta actividad física planea hacer.

Para comenzar

No es necesario que calcule usted mismo todo esto. Independientemente del método que escoja, su equipo de atención médica (su médico, nutricionista, instructor de diabetes y otros profesionales médicos) probablemente dedique mucho tiempo a enseñarle todo esto. Su equipo lo ayudará con pautas sobre cuánta insulina usar y cuándo inyectarse.

También recibirá pautas sobre su alimentación y ejercicio. Estas pautas pueden cambiar varias veces conforme las pruebe.

No debe intentar el control estricto usted solo. Es esencial un buen equipo de atención médica. Escoja un médico con un buen entendimiento de la diabetes o que esté dispuesto a aprender para ayudarlo. Su médico debe estar en contacto con los otros profesionales médicos que usted necesita, como nutricionistas y profesionales de salud mental.

Si vive en un pueblo pequeño, examine sus opciones detenidamente. Quizá le convenga ir a una ciudad para hacer que un especialista lo vea.

Para continuar

Es emocionante iniciar un plan de control estricto. Pero también puede ser abrumador. ¿Cómo evita quedarse sin energía?

Unos cuantos consejos:

  • Comience gradualmente.
    Por ejemplo, puede comenzar con medirse la glucosa en la sangre más veces al día. Acostúmbrese a eso primero. Luego comience a ponerse varias inyecciones al día. Una vez que se acostumbre, agregue un nuevo régimen de ejercicio y haga cambios en su alimentación.
  • Sea franco.
    Si le diagnosticaron diabetes hace poco, sea honesto consigo mismo. ¿Todavía está molesto y deprimido por tener diabetes? Si es así, aún tiene que superar eso. Tal vez deba esperar para comenzar el control estricto cuando se haya hecho a la idea de los cambios que tiene que hacer en su vida.
  • Asegúrese de que sus objetivos sean realistas.
    Independientemente de cuánto trate, su nivel de glucosa en la sangre no va a ser perfecto cada vez que se lo mida. Si con frecuencia es demasiado alto o demasiado bajo, debe hablar con su médico para ver si hay necesidad de hacer cambios en su plan. Pero si el nivel no es el indicado de vez en cuando, así es la vida. Con la práctica, aprenderá bien a escoger la dosis correcta de insulina para las diversas situaciones.
  • Dese un descanso.
    Si necesita, dese un descanso de la nueva rutina. Si se da un respiro, quizá se le haga más fácil volver a empezar con el plan.

Ventajas y desventajas

Una razón importante para intentar el control estricto es prevenir complicaciones posteriores. Pero el control estricto tiene efectos que puede disfrutar de inmediato:

  • Probablemente se sienta mejor y tenga más energía.
  • Puede tener más variedad en el tipo de actividades que hace.
  • Sus comidas no deben consumirse al mismo horario todos los días.
  • Puede reducir el riesgo de defectos congénitos.

Pero la DCCT descubrió dos problemas importantes con el control estricto:

  • Hipoglucemia
    Las personas con un control estricto tienen el triple de incidentes de glucosa baja (hipoglucemia). Tendrá que estar alerta a los síntomas de la hipoglucemia para que pueda tratarlos usted mismo rápidamente. Además, siempre debe medirse el nivel de glucosa en la sangre antes de conducir. Si con frecuencia tiene incidentes de glucosa baja cuando trata de seguir un control estricto, hable con su médico. Quizá sea necesario que sea menos estricto en sus objetivos o que vuelva a seguir un tratamiento estándar por un tiempo.
  • Aumento de peso
    Las personas con un control estricto aumentaron más de peso que las personas con un tratamiento estándar con insulina. El promedio en la DCCT fue de 10 libras. Si le preocupa subir de peso, colabore con su nutricionista o médico para formular un plan de alimentación y ejercicio que impida que suceda.

También debe tener en cuenta el costo:

  • Debe consultar con su equipo de atención médica con más frecuencia.
  • Las bombas cuestan miles de dólares, y los suministros de la bomba cuestan de $60 a $80 al mes.
  • El tratamiento con inyecciones múltiples es mucho más barato, pero de todos modos usará más suministros que antes, como tiras de prueba y jeringas.

¿Qué pasa con la diabetes tipo 2?

La DCCT estudió solo a personas con diabetes tipo 1. Pero los médicos creen que el control estricto también puede prevenir complicaciones en personas con diabetes tipo 2.

La mayoría de las personas con diabetes tipo 2 no usan insulina. Quizá se pregunte cómo puede lograr un control estricto sin ella.

Una manera de hacerlo es perder peso. Es posible que adelgazar más haga que su nivel de glucosa vuelva a ser normal. La clave para perder peso y no recuperarlo es cambiar su conducta de manera que coma menos y haga más ejercicio. Su médico colaborará con usted para encontrar un plan de alimentación y ejercicio que usted pueda seguir.

Incluso si no necesita perder peso, el ejercicio es útil para controlar el nivel de glucosa. Hace que las células absorban glucosa de la sangre.

Debe medirse la glucosa con frecuencia. Debe decidir con su médico con qué frecuencia hacerlo. Una vez al día o incluso una vez a la semana puede ser suficiente para ciertas personas con diabetes tipo 2.

Si el ejercicio y los buenos hábitos de alimentación no son suficientes para mantener la glucosa bajo control, es posible que su médico le recete pastillas. Y si estas no surten efecto, puede que sea necesario que use insulina. Las personas con diabetes tipo 2 deben consultar con su médico antes de iniciar un control estricto.

El control estricto no es para todos

El control estricto no es seguro para todas las personas con diabetes.

No se debe hacer que los niños sigan un plan de control estricto. Tener suficiente glucosa en la sangre es vital para el desarrollo del cerebro. Algunos médicos dicen que el control estricto se debe retrasar hasta los 13 años de edad; otros dicen que se puede seguir después de los 7 años.

Las personas mayores probablemente no deban seguir un plan de control estricto. La hipoglucemia puede causar derrames y ataques al corazón en personas mayores. Además, el principal objetivo del control estricto es prevenir las complicaciones muchos años después. El control estricto es más beneficioso en personas saludables que pueden esperar vivir por lo menos 10 años más.

Algunas personas que ya tienen complicaciones no deben seguir un control estricto. Por ejemplo, las personas con nefropatía terminal (enfermedad de los riñones) o pérdida considerable de la visión probablemente no deben tratar de hacerlo. Es probable que sus complicaciones hayan avanzado a tal punto que no las beneficie. Algunas personas con enfermedades de las arterias coronarias o enfermedad vascular no deben tratar de seguir un control estricto.

Las personas que tienen hipoglucemia asintomática probablemente no deben seguir un control estricto.

  • La última revisión: November 20, 2013
  • última edición: November 20, 2013