Enfermedades en las encías y placa

Cuando usted tiene una enfermedad en las encías, los gérmenes destruyen el tejido de las encías (gingival) y el hueso alrededor de los dientes. Comienza con la placa. La placa es una capa pegajosa de alimentos, saliva y gérmenes. Tiende a depositarse cerca de las encías. Allí, los gérmenes enrojecen las encías, las vuelven sensibles y hacen que tiendan a sangrar.

El objetivo de cepillarse y usar hilo dental a diario es eliminar la placa. Cuando la placa no se limpia, se endurece y forma sarro. El sarro se acumula debajo de las encías. Se forma más placa encima del sarro. Solo su dentista o higienista dental puede eliminar el sarro de los dientes.

Si no se elimina la placa y el sarro de inmediato, las encías le pueden sangrar incluso cuando se cepilla delicadamente. Esto se llama gingivitis. Es la primera etapa de la enfermedad en las encías. Para combatir la gingivitis:

  • cepíllese bien y use hilo dental a diario, y
  • hágase limpieza de los dientes por lo menos dos veces al año en el consultorio del dentista.

Si no le hace caso a la gingivitis, la inflamación de las encías empeorará.

La forma más severa de la enfermedad en las encías se llama periodontitis. Cuando llega a esta etapa, las encías comienzan a separarse de los dientes. Se forman bolsas entre los dientes y las encías. Estas se llenan de gérmenes y pus, y se vuelven más profundas. Cuando esto sucede, es posible que necesite cirugía en las encías para salvarle los dientes. Si no se hace nada, la infección destruye el hueso alrededor de los dientes. Es posible que se le comiencen a mover o soltar los dientes. Tal vez se le caigan los dientes o sea necesario extraerlos.

  • La última revisión: April 16, 2014
  • última edición: April 16, 2014