Bombas de insulina

Las bombas de insulina son pequeños dispositivos computarizados que dispensan insulina de dos maneras: con una dosis pareja, continua y medida (insulina "basal") y como una dosis adicional ("bolo"), bajo su dirección, aproximadamente a la hora de comer. Se dispensan las dosis con un tubo flexible de plástico llamado catéter. Con la ayuda de una aguja pequeña, se inserta el catéter a través de la piel hasta el tejido graso, y se sujeta en el lugar con cinta adhesiva.

La bomba de insulina no es un páncreas artificial (porque aún es necesario que esté al tanto de su nivel de glucosa en la sangre), pero las bombas pueden ayudar a algunas personas a lograr un mejor control, y muchas personas prefieren usar este sistema continuo de dispensar insulina en vez de ponerse inyecciones.

Las bombas se pueden programar para que dispensen dosis pequeñas de insulina continuamente (basal) o un bolo aproximadamente a la hora de una comida para controlar el aumento de glucosa en la sangre después de la comida. Este sistema de dispensarla es el que más se parece a la liberación normal de insulina por el organismo. Antes de comprar una bomba y suministros, llame a su compañía de seguro. La mayoría de las aseguradoras las pagan pero no todas.

Visite los siguientes enlaces para obtener información adicional:

  • La última revisión: October 17, 2013
  • última edición: February 26, 2014