¿Qué opciones tengo?

Todas las pastillas para la diabetes que se venden hoy en día en Estados Unidos pertenecen a seis tipos de fármacos que funcionan de maneras diferentes para reducir el nivel de glucosa en la sangre:

  • Sulfonilureas
  • Meglitinidas
  • Biguanidas
  • Tiazolidinedionas
  • Inhibidores de la alfa glucosidasa
  • Inhibidores de la dipeptidil peptidasa 4 (DPP-4)

Sulfonilureas

Las sulfonilureas estimulan a las células beta del páncreas para que produzcan más insulina. Las sulfonilureas se usan desde los años cincuenta. La clorpropamida (Diabinese) es la única sulfonilurea de la primera generación que todavía se usa. Se usan las sulfonilureas de la segunda generación en dosis menores que las de la primera generación. Hay tres fármacos de la segunda generación: glipizida (Glucotrol y Glucotrol XL), gliburida (Micronase, Glynase y Diabeta) y glimepirida (Amaryl). Estos medicamentos generalmente se toman una o dos veces al día, antes de las comidas. Las sulfonilureas tienen efectos similares en el nivel de glucosa en la sangre, pero difieren en cuanto a efectos secundarios, frecuencia con la que se toman e interacciones con otros medicamentos.

Meglitinidas

Las meglitinidas son medicamentos que también estimulan a las células beta para que produzcan insulina. La repaglinida (Prandin) y nateglinida (Starlix) son meglitinidas. Se toman antes de las tres comidas principales.

Debido a que las sulfonilureas y meglitinidas estimulan la producción de insulina, es posible tener hipoglucemia (bajo nivel de glucosa en la sangre).

No se debe tomar a la vez bebidas alcohólicas y ciertas pastillas para la diabetes. En ocasiones, la clorpropamida y otras sulfonilureas pueden interaccionar con las bebidas alcohólicas y causar vómitos, enrojecimiento o malestar. Consulte con su médico si le preocupa cualquiera de estos efectos secundarios.

Biguanidas

La metformina (Glucophage) es una biguanida. Las biguanidas reducen el nivel de glucosa en la sangre principalmente al disminuir la cantidad de glucosa producida por el hígado. La metformina también ayuda a reducir el nivel de glucosa en la sangre al hacer que el tejido muscular sea más sensible a la insulina para que pueda absorber la glucosa. Por lo general se toma dos veces al día. Un efecto secundario de la metformina puede ser diarrea, pero esto mejora cuando se toma el medicamento con alimentos.

Tiazolidinedionas

La rosiglitazona (Avandia) y pioglitazona (ACTOS) son parte de un grupo de fármacos llamados tiazolidinedionas. Estos ayudan a la insulina a surtir más efecto en los músculos y la grasa, y también reducen la producción de glucosa en el hígado. El primer fármaco en este grupo, troglitazona (Rezulin), se retiró del mercado porque causó serios problemas del hígado en un número reducido de personas. Hasta ahora, no se han presentado esos problemas con rosiglitazona y pioglitazona, pero de todos modos, a manera de precaución, se controla de cerca a los usuarios para detectar cualquier problema del hígado. Ambos fármacos aparentemente aumentan el riesgo de insuficiencia cardiaca en ciertas personas, y se debate si rosiglitazona aumenta el riesgo de ataques al corazón. Ambos fármacos son eficaces para reducir la hemoglobina glucosilada (A1C) y generalmente tienen pocos efectos secundarios.

Inhibidores de la alfa glucosidasa

Acarbosa (Precose) y miglitol (Glyset) son inhibidores de la alfa glucosidasa. Estos fármacos ayudan al cuerpo a reducir el nivel de glucosa en la sangre al bloquear en el intestino la digestión de almidones como pan, papas y fideos. También retrasan la digestión de algunos azúcares como el azúcar de mesa. Su acción retrasa el aumento del nivel de glucosa en la sangre después de una comida. Se deben tomar con el primer bocado de una comida. Estos fármacos pueden tener efectos secundarios, entre ellos flatulencia (gases) y diarrea.

Inhibidores de la dipeptidil peptidasa 4

Un nuevo tipo de medicamentos llamados inhibidores de la dipeptidil peptidasa 4 (DPP-4) ayudan a mejorar la A1C sin causar hipoglucemia. Surten efecto al prevenir que se digiera un compuesto natural del organismo, el péptido similar al glucagón tipo 1(GLP-1 por sus siglas en inglés). GLP-1 reduce el nivel de glucosa en el organismo, pero se digiere rápidamente por lo que no surte mucho efecto cuando se inyecta solo como medicamento. Al interferir con el proceso que digiere el GLP-1, los inhibidores DPP-4 permiten que siga activo en el cuerpo más tiempo, bajando el nivel de glucosa en la sangre solo cuando está alto. Los inhibidores DPP-4 por lo general no causan aumento de peso y tienden a tener un efecto neutral o positivo en el colesterol. Sitagliptina (Januvia), saxagliptina (Onglyza), linagliptina (Tradjenta) y alogliptina (Nesina) son los inhibidores DPP-4 que se venden actualmente en Estados Unidos.

Terapia oral combinada (varias pastillas)

Debido a que los fármacos que se enumeran arriba surten efecto de diferentes maneras para reducir el nivel de glucosa en la sangre, se pueden usar juntos. Por ejemplo, es posible usar juntas una biguanida y una sulfonilurea. Se pueden usar muchas combinaciones. Si bien tomar más de un medicamento puede ser costoso y aumentar el riesgo de efectos secundarios, combinar los medicamentos por boca puede mejorar el control de la glucosa en el caso de que una sola pastilla no tenga los efectos deseados. Pasar de una sola pastilla a otra no es tan eficaz como añadir otro tipo de medicamento para la diabetes.

 

Recursos relacionados:

¿Las pastillas para la diabetes pueden ayudarme?
¿Hora de usar insulina?
¿Existe el peligro de interacciones?
¿Cuánto cuesta?

  • La última revisión: October 15, 2013
  • última edición: January 4, 2014