Su equipo de atención médica

Usted

Usted es el miembro más importante de su equipo de atención médica.

Al fin y al cabo, usted es el afectado por la diabetes y se encarga de ella a diario.

Solo usted sabe cómo se siente y qué está dispuesto a hacer y es capaz de hacer.

Usted es el que hace ejercicio.

Usted es el que prepara y consume las comidas en su plan de alimentación.

Usted toma el medicamento o se inyecta insulina.

Usted se mide el nivel de glucosa en la sangre y se mantiene al tanto de los resultados.

Y por supuesto, usted es el primero en notar cualquier problema.

Su equipo de atención médica depende de que usted hable francamente y diga cómo se siente.

Proveedor de atención primaria

El proveedor de atención primaria, que puede ser el médico de cabecera o medicina familiar, es a quien usted acude para exámenes médicos generales y cuando se enferma.

Los médicos con capacitación especial (y generalmente un diploma) en enfermedades como la diabetes se llaman endocrinólogos. Si no va al endocrinólogo, busque a un internista o médico de cabecera o de medicina familiar que haya atendido a muchas personas con diabetes. Además, es posible que su médico de cabecera sea quien lo mande a especialistas u otros miembros del equipo.

Entre otros proveedores de servicios médicos que prestan atención primaria se encuentran los enfermeros practicantes y asociados médicos, quienes típicamente trabajan conjuntamente con un médico.

Si está buscando un médico nuevo, su cita debe incluir un poco de tiempo para llegar a conocerse. Asegúrese de sentirse cómodo de hablar sobre los detalles de su salud y estilo de vida con este médico. Puede preguntar:

  • ¿Tiene capacitación especial sobre la diabetes?
  • ¿La mayoría de sus pacientes son personas con diabetes? ¿Atiende a más personas con diabetes tipo 1 o tipo 2?
  • ¿Qué pruebas hace durante consultas regulares? ¿Con qué frecuencia las ordena?
  • ¿Qué días no está aquí? ¿Quién lo remplaza de noche y los fines de semana?
  • ¿Cuáles son sus honorarios? ¿Acepta mi plan de seguro?
  • ¿Está asociado con otros profesionales de atención de diabetes, para que me pueda beneficiar de un equipo de atención médica?
  • ¿Envía a sus pacientes con un instructor o nutricionista?

El apoyo de su médico es importante. Es posible que su plan de seguro requiera que su médico ordene las consultas con los demás profesionales de salud en su equipo.

Antes de irse del consultorio, pregúntele otros detalles a un empleado, como cuánto tiempo esperan los pacientes por lo general; si el médico es puntual con su horario; si existe una hora fija en la que puede llamar para hablar con el médico por teléfono y cuál es la política de facturación.

Después de la cita, pregúntese:

  • ¿El médico realmente escuchó mis inquietudes?
  • ¿El médico estaba interesado en mi control de la diabetes?
  • ¿El médico respondió mis preguntas?

Enfermero instructor

Un enfermero instructor o enfermero practicante dedicado a la diabetes es un enfermero diplomado (registered nurse o RN) con capacitación especial y experiencia en el cuidado y la enseñanza de personas con diabetes. Muchos están diplomados en el campo de la diabetes. Es posible que algunos tengan una maestría. Los enfermeros instructores a menudo ayudan con los aspectos cotidianos del cuidado propio de las personas con diabetes. Pueden enseñarle

  • sobre la diabetes
  • cómo controlar la diabetes y hacer cambios en sus hábitos de salud
  • cómo usar medicamentos para la diabetes
  • cómo usar la insulina e inyectarse usted mismo
  • cómo medirse la glucosa
  • cómo anotar todo respecto a la diabetes
  • los síntomas de un nivel bajo y alto de glucosa en la sangre
  • cómo tratar una reacción a la insulina
  • qué hacer cuando se enferma
  • cómo mantenerse sana si está embarazada

Encuentre un Programa reconocido de enseñanza cerca.

Nutricionista diplomado

Un nutricionista diplomado (registered dietitian o RD) cuenta con capacitación sobre nutrición y ha aprobado un examen nacional. Es posible que también tenga una maestría o que sea un instructor diplomado de diabetes (certified diabetes educator o CDE). Asegúrese de trabajar con un nutricionista diplomado que cuente con capacitación y experiencia con diabetes. Si su médico no trabaja con un nutricionista, pídale que le recomiende uno.

Su nutricionista lo ayuda a determinar sus necesidades de alimentación según el peso que desea tener, su estilo de vida, medicamentos y otros objetivos de salud (como reducir el nivel de grasa en la sangre o la presión). Incluso si tiene diabetes desde hace años, una cita con un nutricionista puede ser beneficiosa. Entre otras cosas, nuestras necesidades alimentarias cambian con la edad. Las pautas de nutrición para personas con diabetes también cambian cada cierto tiempo.

Los nutricionistas también pueden ayudarlo a informarse sobre el efecto que tienen los alimentos que come en el nivel de glucosa y grasa en la sangre para

  • encontrar el debido equilibrio entre alimentos, medicamentos y actividad física
  • leer las etiquetas de alimentos
  • formular un plan de alimentación para cuando se enferma
  • planear comidas
  • hacer planes para cuando sale a comer y acude a eventos especiales
  • incluir comida étnica o extranjera en sus comidas
  • encontrar buenos libros de recetas
  • hacer sustituciones de alimentos

Endocrinólogo

Los endocrinólogos son médicos que se especializan en el tratamiento de la diabetes y otras enfermedades del sistema endocrino, que produce las hormonas que controlan el funcionamiento del organismo. El páncreas es parte del sistema endocrino, y la insulina es una de las hormonas importantes que el cuerpo necesita para funcionar bien. 

Además de la diabetes, los endocrinólogos tratan enfermedades relacionadas con los huesos y las glándulas suprarrenales, pituitaria y tiroides.
 
Es posible que muchas personas con diabetes nunca tengan que recurrir a un endocrinólogo para controlarse la diabetes. La mayoría de las personas con diabetes tipo 1 sí van al endocrinólogo, particularmente cuando reciben el diagnóstico, y muchas personas con diabetes tipo 2 pueden consultar con un endocrinólogo si están teniendo dificultad para controlar la diabetes o están teniendo serias complicaciones.
 
Se llama a ciertos médicos “diabetólogos” porque tienen un interés particular en el control de la diabetes y sus complicaciones, y pueden brindar excelente atención a la diabetes. Sin embargo, a diferencia de la endocrinología, la diabetología no es un campo de la medicina que cuenta con una junta de acreditación.

Especialista en ojos

Estos médicos también son importantes integrantes de su equipo de atención médica, pues la diabetes puede afectar los vasos sanguíneos de los ojos. Hay muy buenos tratamientos para cuando se detectan a tiempo los problemas de los ojos.

Los especialistas en ojos pueden ser oftalmólogos u optometristas.

Las directrices de la Asociación Americana de la Diabetes dicen que le deben hacer un examen de los ojos por lo menos una vez al año. Estos exámenes son la mejor manera de detectar enfermedades de los ojos en personas con diabetes. El especialista en ojos lo examinará en busca de cualquier cambio en sus ojos. Si hay cambios, el médico tratará el problema o lo enviará donde otro médico con capacitación especial sobre ese tema. Asegúrese de que su médico de los ojos sepa detectar y tratar estas enfermedades en personas con diabetes.

Es buena idea preguntar:

  • ¿Cuántos de sus pacientes tienen diabetes?
  • ¿Realiza cirugía en los ojos?
  • ¿Enviará informes con regularidad a mi médico de cabecera o especialista en diabetes?

Trabajador social/sicólogo/siquiatra/terapeuta especializado en relaciones matrimoniales y familiares

Los profesionales de salud mental ayudan con el aspecto personal y emocional de la vida con diabetes. Un trabajador social debe tener una maestría en trabajo social (MSW por sus siglas en inglés), además de capacitación sobre terapia individual, familiar y en grupo. Las siglas LCSW en inglés indican trabajador social clínico diplomado. Esto significa que el trabajador social ha aprobado un examen estatal.

Los trabajadores sociales pueden encontrar recursos para ayudarlo con sus necesidades médicas y económicas, y deben tener una maestría en asistencia social (MSW en inglés), además de capacitación sobre terapia individual, familiar y en grupo. Es posible que algunos trabajadores sociales incluso puedan ayudarlo con las muchas inquietudes relacionadas con la diabetes, incluidos problemas de familia y situaciones laborales.

Los sicólogos clínicos que trabajan directamente con pacientes pueden tener una maestría o doctorado en sicología, y cuentan con capacitación en terapia individual, familiar y en grupo. Unas cuantas sesiones con un sicólogo pueden ayudar en épocas de particular estrés. A largo plazo, un sicólogo puede ayudar con problemas que no son temporales.

Los siquiatras son médicos que pueden recetar medicamentos para tratar las causas físicas de los problemas emocionales. Los siquiatras también pueden ofrecer terapia.

Los terapeutas especializados en relaciones matrimoniales y familiares pueden ayudarlo con problemas personales en las relaciones familiares y maritales, como también en el trabajo. Estos terapeutas deben tener una maestría o doctorado en el campo de salud mental y contar con capacitación adicional en terapia individual, familiar y de parejas.

Podólogo

Estos profesionales médicos están capacitados para el tratamiento de los pies y problemas de la parte inferior de las piernas. Los podólogos tienen un doctorado en podología (DPM en inglés) de una facultad de podología. También hacen residencias (capacitación en hospital) en podología.

La diabetes hace que tenga la tendencia a tener mala circulación y daño a los nervios de la parte inferior de las piernas. Es posible que tenga infecciones con frecuencia. Las llagas, incluso las pequeñas, pueden pasar a ser problemas serios rápidamente. Su médico de cabecera o podólogo debe examinar cualquier llaga o callo en los pies. No trate de resolverlo solo, porque puede causar una infección. Pero examínese los pies a diario en busca de indicios de problemas.

Los podólogos ofrecen tratamiento para los callos y problemas más serios. Pregúntele a su podólogo:

  • ¿Cuántos de sus pacientes tienen diabetes?
  • ¿Está familiarizado con los problemas de los pies que la diabetes puede causar?
  • ¿Trabajará con mi médico de cabecera, de ser necesario?

Farmacéutico

Un farmacéutico tiene mucha información sobre medicamentos: qué contienen y cómo interaccionan unos con los otros. Los farmacéuticos son profesionales con mucha capacitación que deben saber sobre los aspectos químicos de los productos que dispensan y los efectos que los medicamentos tienen en el organismo, sean buenos o malos. Por lo tanto, también pueden indicarle si cualquier medicamento que toma para la diabetes u otras afecciones puede tener un efecto en su nivel de glucosa en la sangre.

Es importante encontrar una farmacia que le gusta y usarla siempre. De esta manera, el farmacéutico puede tener un perfil exacto y actualizado de su historia médica, alergias y medicamentos. 
Los farmacéuticos hacen más que dispensar los medicamentos que le recetan. Le informan de potenciales efectos secundarios comunes o severos de cualquier medicamento que va a tomar. Con cada receta nueva, pueden examinar su perfil médico para ver si alguno de sus actuales medicamentos puede interaccionar con el medicamento recién recetado. Por lo tanto, además de pedirle a su proveedor de atención de la diabetes que le recomiende medicamentos de venta libre para resfríos y otras afecciones menores, puede pedírselo a su farmacéutico. Por ejemplo, si su farmacéutico sabe que toma sulfonilureas, puede recomendar un medicamento para el resfrío con poco alcohol o sin él para evitar cualquier interacción entre los dos medicamentos.

Dentista

Las personas con diabetes tienen un riesgo un poco más alto de enfermedades de las encías. El exceso de glucosa en la sangre en la boca hace que sea ideal para las bacterias, lo que resulta en infecciones. Vaya al dentista cada seis meses. Asegúrese de decirle al dentista que tiene diabetes.

Fisiólogo

El ejercicio desempeña un papel importante en el cuidado de la diabetes, independientemente del tipo de diabetes que tiene. El ejercicio puede contribuir a reducir el nivel de glucosa en la sangre, ayudar al cuerpo a usar mejor la insulina y mantener su peso bajo control. Puede disminuir también el nivel de grasa en la sangre, reducir el estrés y mejorar su estado físico, en general. Incluso si tiene complicaciones de la diabetes, pregúntele a su médico sobre ejercicios que puede hacer de manera segura.

La mejor persona para ayudarlo a usted y su médico a formular un plan de ejercicio es alguien con capacitación científica al respecto. Su médico puede ayudarlo a buscar a alguien con una maestría o doctorado en fisiología del ejercicio o a un profesional médico diplomado que tenga un posgrado en fisiología del ejercicio. La acreditación del Colegio de Medicina Deportiva de Estados Unidos (American College de Sports Medicine) es otro indicio de que la persona cuenta con los conocimientos básicos que se necesitan para planear un programa de ejercicio que sea seguro y eficaz. Siempre pídale a su médico aprobación para cualquier programa de ejercicio.

  • La última revisión: December 6, 2013
  • última edición: December 6, 2013