Cuidado de Personas con Diabetes: Consejos para Servicios de Emergencia

Ayudar a personas con diabetes en una situación de emergencia como un huracán u otro desastre, requiere atención adicional.  Algunos de los asuntos más importantes para tomar en cuenta cuando se está cuidando a alguien con diabetes, son los siguientes:

1. Estar pendiente de baja glucosa en la sangre (Hipoglucemia)

Personas con diabetes pueden desarrollar hipoglucemia (baja glucosa en la sangre) si están tomando ciertos medicamentos, particularmente insulina y  también medicamentos llamados sulfonilureas. Para aquellos en riesgo de hipoglucemia, siempre deben tener a la mano algo que contenga azúcar (tabletas de glucosa, jugo de fruta o caramelos) para tratar la hipoglucemia en caso de que ocurra.

Los síntomas de hipoglucemia son:

- Temblor - Mareo

- Nerviosismo - Somnolencia

- Sudoración - Falta de coordinación

- Irritabilidad, terquedad o agresividad - Nausea

- Impaciencia - Dolor de cabeza

- Escalofríos y sudor helado - Confusión

- Palpitaciones aceleradas - Desmayo

Debido a la seria preocupación respecto a la hipoglucemia y las circunstancias poco usuales que hay que enfrentar después de un huracán – particularmente si alguien no puede monitorear su nivel de glucosa en la sangre porque no tiene acceso al medidor de glucosa – podría ser mejor no esforzarse por mantener los niveles de glucosa tan cerca de lo normal (como generalmente se recomienda) y permitir que los niveles de glucosa suban de alguna manera. Es importante considerar que la necesidad por los medicamentos usados para tratar diabetes podría ser diferente para alguien en una situación como un huracán dado a los cambios significativos en la dieta, disponibilidad de agua, niveles de actividad física y estrés.

2. Hidratación apropiada

Obtener suficientes líquidos para alcanzar las necesidades del cuerpo  es especialmente importante para personas con diabetes. Sus necesidades de hidratación podrían ser aún mayores en una emergencia si la falta de energía eléctrica causa altas temperaturas debido a la falta de aire acondicionado o si necesitan esforzarse físicamente más de lo acostumbrado.

La deshidratación es un riesgo más alto si los niveles de glucosa en la sangre se elevan mucho (hiperglucemia) debido a la escasez  de medicamento.  Durante la hiperglucemia, el cuerpo necesita aún más líquidos de lo normal para ayudar a eliminar el exceso de glucosa del cuerpo por medio de la orina. Agua pura es ideal u otros líquidos que no contengan azúcar.

3. Medicamentos

Personas con diabetes tipo 1 están en mayor riesgo porque son completamente dependientes de insulina inyectada. Estos pacientes usualmente toman insulina varias veces al día. Si no hay insulina disponible, el consumo de carbohidratos debe ser reducido lo más posible. 

Si una persona con diabetes tipo 1 no tiene insulina, la prioridad más importante sería el consumo adecuado de líquidos para evitar deshidratación (como indicado anteriormente) y evitar el consumo de carbohidratos (azúcar y almidones). Tan pronto la insulina esté a la disposición, estas personas necesitan regresar a su régimen usual de insulina, teniendo en mente que su necesidad de insulina puede ser un poco diferente en ese momento en particular. Si el tipo y marca de insulina que regularmente una persona usa no está disponible,  usar insulina de diferente tipo y diferente marca bajo las indicaciones de personal médico es por lo general recomendado y seguro.  

Para una persona con diabetes tipo 2, que podría estar usando insulina o no, sin recibir sus medicamentos habituales, presenta menos problemas que en una persona con diabetes tipo 1 que debería comenzar tan pronto sea posible. De nuevo, evitar la hiperglucemia, que podría llevar a la deshidratación, es una prioridad. 

A medida  los medicamentos se vayan haciendo disponibles, deberían de comenzarse con precaución, teniendo en mente que la necesidad de la dosis de un medicamento en particular podría haber cambiado si ha habido pérdida drástica de peso o si una persona no ha consumido alimentos por un buen período de tiempo.

En situaciones de emergencia, las farmacias podrían distribuir medicamentos sin receta médica.

4. Infecciones.

Otra área de preocupación es la prevención de enfermedades contagiosas, especialmente infecciones en los pies. Personas con diabetes están en un alto riesgo de desarrollar infecciones en los pies debido a daño en los nervios y venas sanguíneas, por eso es muy importante que hagan todo lo posible por evitar caminar en agua contaminada o lastimarse los pies. Los pies deben ser examinados periódicamente para descubrir alguna cortadura, úlcera o ampollas y obtener el cuidado médico tan pronto como sea posible. Si se observa algunas de las señales que indican la presencia de una infección (hinchazón, piel enrojecida y supuración de una herida), se debe buscar asistencia médica inmediatamente.